Paperblog

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

viernes, 12 de julio de 2013

"Manual para machotes de verdad" 5ª Entrega. Especial Fin de Semana



Una vez más, el remedio fue peor que la enfermedad. La vuelta a casa de Conflictivo solo ha servido para ahondar un poco más en la espiral de locura en la que parece haber entrado. Desde aquí, aprovechando el canal comunicativo que hemos abierto y por el extraño cariño que te estoy cogiendo, te ruego amigo Conflictivo que te moderes un poco. Quizá deberías de empezar a dudar si aplicar ese manual para machotes que mencionas, es lo mejor para ti. Un abrazo. Quino M.
La misiva de hoy dice así:

Mi apreciadísimo amigo y editor,

Como te contaba al final de mi última carta, me propuse ponerme manos a la obra con el capítulo titulado “Cuando dicen No quieren decir SI, porque en el fondo son todas unas putas”. El título ya se muestra revelador ante una gran verdad que explica de forma sencilla ese comportamiento lunático que tienen las mujeres. Era el momento de comprobar empíricamente los datos.

Tanto tiempo creyéndome humillado por mis compañeras de trabajo, y ahora resulta que las muy zorrillas estaban en realidad coqueteando conmigo. Lo confieso, no lo había captado. No estoy avezado en el lenguaje femenino, y pensé que cuando me mandaban al cuerno al proponerles una cita,  expresaban todo el asco que les producía la idea. Ahora ya sé que no es así, y es hora de remediarlo.

Camino de la empresa donde trabajo, y a la que he faltado,  sin avisar,  unos días por el problemilla del juicio, me topé con un grupito de jovenzuelos con camisetas blancas y pañuelos amarillos anudados al cuello. Se dirigieron a mí para ofrecerme unos panfletos con mucha amabilidad.

-         Hola, ¿Puedo preguntarle su nombre? –me dijo uno de los muchachos-
-         Pues claro, si sabe hablar estoy seguro de que podrá. –le repliqué ante su extraña pregunta-
-         Ah…ya… bueno, verá,  yo me llamo Jesús del Campo y estoy aquí junto a mis compañeros para expandir la palabra de Dios.
-         ¡Vaya!,,, y ¿Cómo se hace eso?, ¿escribís la palabra en una goma y tiráis uno de cada lado? – pregunté abiertamente intrigado-
-         (tras un silencio inquietante con los ojos como platos) ..Bueno, tome, que tenga un buen día.

Me entregó unos papelitos en los que pude ver unas fotografías del señor de pelo largo ese al que unos romanos obligaban a llevar unos palos. Yo ya había visto algo de la película el otro día en el cine, y como aún no estaba muy lejos, y ya que había sido tan amable conmigo, quise advertirle para que no perdiera el tiempo ni el dinero.

-         Ehh, Jesús. Créeme, esta historia es una mierda. Es aburrida y no cumple con lo que promete. Dedica tu tiempo a otra cosa porque esto produce arcadas.

Qué menos que un simple “gracias” ante mi advertencia. Pues no, claramente enfadado se marchó corriendo lejos de mí. Al llegar junto a sus amigos, estos le abrazaban como si estuvieran consolándolo. Supuse entonces que se llevaba comisión por cada espectador que se llevará al cine, y que mi negativa, aunque correctamente argumentada, le había dejado deprimido. Me dio lastimica, pero este mundo es para valientes, y el tal Jesús era un poco nenaza.

Me detuve unos minutos para tomar un café con tostadas y churros en una terraza, iba con tiempo, mi horario laboral comenzaba a las diez y apenas eran las once y cuarto. Tres cuartos de hora después, pude ver como un grupo muy amplio de chavales con pañuelo amarillo entraban en un edificio con puertas de madera. Entre ellos pude reconocer al chico de antes. De la masa se separaron dos chavales que vinieron hasta donde yo estaba. Antes de poder reaccionar, me habían colocado una pegatina en mi camiseta de tirantes, junto a la corbata. Al despegarla pude leer un mensaje: “Jesús Te Ama”.

Ahora lo entendía todo. El tal Jesús no estaba decepcionado por perder una comisión, sino que se había enamorado de mí. Por eso clavaba su mirada tan fijamente mientras yo le hablaba. Lo entiendo, es normal, mi madre, siendo yo niño,  ya me decía lo guapo que era, aunque llevará décadas sin repetirlo. Pero sintiéndolo mucho yo no soy  Gary, como esos de las carrozas. Tenía que sacar al chico de su error, y me dirigí corriendo al edificio donde acababa de entrar.

Al abrir la puerta un extraño olor a quemado y una sospechosa luz tenue me recibieron. Estaba sudadito por la carrera, así que aproveché el lavabo de la entrada para refrescarme. Era un poco raro, no tenía grifo ni tapón, pero había agua y a mi me valía para enjuagarme los sobacos y la cara.

Algo pasó mientras tanto, pues un murmullo se extendió por todo el lugar y al terminar de secarme con la falda de la estatua de una señora que lloraba (que mal gusto para la decoración), todos me miraban. Busqué con la mirada a Jesús, pero como no lo veía, me dirigí al fondo de la sala. Afortunadamente había un micrófono sobre un escenario de mármol (deduje entonces que era un teatro) y lo aproveché.

-         Si, uno, dos, uno, dos… - tras comprobar que estaba conectado pude explayarme-
-         Jesús, no te escondas. Yo sé que estás aquí, pero aunque tu me ames yo no puedo corresponderte. A mi los penes no me gustan… bueno el mío sí, pero eso es distinto…
La sala comenzó a alterarse. La gente se levantaba de los bancos (por cierto, que teatro tan incomodo) y gesticulaba violentamente. Yo no quería dejar mal al muchacho, así que proseguí.

-         Jesús no pasa nada. Tu no eres normal, estás enfermo pero seguro que puedes curarte con una buena terapia de electroshock…

Fue entonces cuando un señor con un camisón blanco y una bufanda morada salió de un lateral y me propinó un fuerte golpe en la cabeza con una linterna analógica enorme, de esas que hay que encender con un mechero.

Desperté en la calle, curiosamente junto al edificio donde trabajo. Alguien de la secta esa debió leer la dirección en la tarjeta de entrada que portaba en mi cartera y me dejó allí. Afortunadamente eran las dos y cinco, todavía llegaba a tiempo al trabajo.

Si te gustó, pulsa aquí, por favor.

Dame tu voto en HispaBloggers!
[Valid RSS]